Estructura del Tarot Thoth

El Tarot Thoth sigue la estructura ya conocida de dos Arcanos, el Mayor y el Menor, que constan de 22 y 56 cartas respectivamente.

El Arcano Mayor es el que mejor desarrolla todo el potencial pictórico de Frieda Harris, mostrando imágenes de alto valor simbólico, con una estructura casi onírica, que nos hacen pensar que estamos presenciando un sueño o acaso las imágenes que surgen en el contexto de una meditación profunda.

Dado que el Tarot Thoth es heredero del Tarot de Marsella, y no se relaciona con el Rider-Waite-Smith, mantiene la atribución clásica según la cual:

Cada una de las Cartas del Arcano Mayor se denomina Triunfo o "Atu" en la terminología crowleyana, y reciben apelativos o sobrenombres particulares.

En cuanto al Arcano Menor, y siguiendo con la tradición marsellesa, no muestra imágenes alegóricas, sino que presenta el motivo de cada palo repetido tantas veces como indique su numeral (siete espadas o cuatro copas). Ahora bien, cada carta del Arcano Menor presenta una palabra o título que nos ayuda a la hora de la interpretación.

El Arcano Menor del Tarot Thoth se divide en estos cuatro palos, cuyas atribuciones elementales coinciden con las del Rider-Waite-Smith.

Profundizando en el simbolismo de los palos existe la posibilidad de asimilarlos a dos elementos esenciales del pensamiento kabalístico. Por un lado, se puede asociar a los cuatro palos con las esferas del mundo de la kabala, por otro, con las partes del Alma humana.

Se observa así como la energía del mundo del Fuego (las cartas de Bastos), van descendiendo paulatinamente hasta la realidad del universo material, tanto en el macrocosmos (mundo kabalístico) como en el microcosmos (partes del alma).

En cambio, las cartas cortesanas difieren mucho de la tradición marsellesa.

A partir de aquí, se combina el elemento de la Carta Cortesana con el del palo correspondiente. De este modo, por ejemplo, la Princesa de Bastos es "Tierra de Fuego".

Por su parte, cada uno de los cuatro Ases se denominan "Raíces" en esta tradición. Cada uno de ellos es la raíz de los poderes del elemento que representa su palo. Así, el As de Copas es la "Raíz de los poderes del Agua", etcétera.

© Octavio Déniz