El nacimiento del Tarot moderno

El 1 de Marzo de 1888 se fundó en Londres la Orden Hermética de la Golden Dawn (Amanecer Dorado) formada por un entusiasta grupo de investigadores, artistas y aprendices de mago. Una de las características que distinguían a la Golden Dawn respecto a otras sociedades iniciáticas de la época, es que se trataba de un grupo abierto, que admitía tanto a hombres como a mujeres en su seno. La Orden comprendía varios grados que iban siendo adquiridos por los miembros a través de sucesivas iniciaciones.

El verdadero motor de la Orden fue Samuel L. MacGregor Mathers, un hombre de carácter autoritario y excéntrico, pero dotado de un gran carisma. Bajo la dirección de Mathers, la Orden construyó un sistema mágico moderno que incluía estudios de astrología, alquimia, numerología, experiencias visionarias, magia ritual, kabala y Tarot.

Dentro del sistema de la Golden Dawn, el Tarot se estudió dentro de un amplio contexto esotérico. Cada miembro debía copiar su propia baraja a partir de un modelo, lo que condujo a la creación de un elevado número de cartas altamente personalizadas. El Tarot era luego empleado en rituales de visualización, meditación y viajes astrales.

La Golden Dawn tuvo una vida relativamente corta y sucumbió entre las disputas de sus adeptos. Uno de sus miembros más destacados fue el estudioso británico de origen norteamericano, Arthur Edward Waite.

En 1910, Waite publicó su libro más famoso: "Pictorial Key to the Tarot" (Clave pictórica del Tarot) que se edita aún en nuestros días. En esta obra fundamental, Waite denuncia como falsa la noción del origen egipcio del Tarot, así como otras creencias populares. Su contribución más significativa consiste en reconocer la importancia de la alquimia y la kabala como medios para comprender la naturaleza del Tarot. Según reconoce, el Tarot es, básicamente, un sistema de símbolos.

El libro de Waite estaba ilustrado con un nuevo conjunto de imágenes de cartas del Tarot. La autora de estos dibujos era Pamela Colman Smith, una artista norteamericana, miembro como él de la Golden Dawn. Smith se crio en Jamaica y se estableció en Inglaterra como diseñadora e ilustradora teatral. Para realizar los arcanos mayores, Smith siguió indicaciones precisas, aunque tuvo mayor libertad para crear las memorables imágenes del Arcano Menor. El antiguo tarot "Sola Busca" fue una de sus fuentes de inspiración.

La baraja, publicada conjuntamente con el libro por la editorial Rider, fue pronto conocida como Rider-Waite y sigue siendo la más vendida en todo el mundo.

Uno de los personajes más controvertidos que surgieron del seno de la Golden Dawn fue el mago Aleister Crowley. Este personaje, conocido por su sobrenombre de "La Bestia" fue el causante directo del cisma que sacudió a la Golden Dawn en 1903.

Crowley hizo su aportación a la historia del Tarot a través de la publicación de su obra The Book of Thoth (El Libro de Thoth) al que acompañaba una nueva baraja creada por él en cooperación con la artista Lady Frieda Harris. Para Crowley, el Tarot es "más allá de toda duda un intento deliberado de representar, en forma pictórica, las doctrinas de la kabala".

Los Tarots de Waite y Crowley parten de una misma idea, que la naturaleza del Tarot es ser una herramienta simbólica. Pero sus resultados finales son bastante diferentes. El Tarot de Waite está diseñado con colores primarios, mostrando imágenes simples que resultan fáciles de interpretar. En cambio, el Tarot de Crowley es más onírico, con complejas imágenes nos hacen sentir que nos estamos asomando a otra realidad. Analizaremos este Tarot con más detalle en el Módulo Tercero de este Curso.

A partir de los tarots de Waite y Crowley, la baraja ha sufrido múltiples cambios durante el siglo XX y el XXI. Numerosos autores, artistas, místicos y buscadores han aportado al tarot su sello, lo que da lugar a la inmensa cantidad de barajas con las que contamos en la actualidad. Por otro lado, nuestra propia visión de la baraja y de sus usos se ha ampliado de un modo considerable, desde lo puramente adivinatorio a ámbitos más cercanos al desarrollo personal, en sintonía con la forma en que hoy en día percibimos la realidad.

© Octavio Déniz